Higiene, desinfección y respeto al medio ambiente, ¿un reto asumible en la industria alimentaria?

Higiene, desinfección y respeto al medio ambiente, ¿un reto asumible en la industria alimentaria?

higiene

Como pocos otros sectores, la industria alimentaria se ve obligada a adaptar y transformar sus estrategias de limpieza y desinfección en instalaciones y procesos para cumplir con las exigencias de la sociedad y la Administración. Ya no sólo se trata de conseguir la inocuidad y seguridad de los alimentos, el reto va más allá y demanda además una higiene sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

 

Higiene, desinfección y respeto al medio ambiente, ¿un reto asumible en la industria alimentaria?

higieneMantener un nivel eficiente de higiene y seguridad de los alimentos y, a la vez, reducir el impacto medioambiental en los procesos de higiene y desinfección se ha convertido en una exigencia determinante para la industria alimentaria. Especialmente en la UE, que cuenta con una de las legislaciones más exigentes del planeta en seguridad alimentaria. 

La correcta limpieza y desinfección en procesos e instalaciones tiene un fuerte impacto ambiental: por ejemplo, un elevado consumo de agua, energia y productos de limpieza, emisiones de CO2 o la generación de aguas residuales. Asi que, el reto es difícil pero, al parecer, no imposible. La innovación es un factor clave para el sector, a la busca de una higiene sostenible, protocolos más eficaces y la aplicación de tecnología 4.0 para el control de la limpieza.

Aparte del factor seguridad alimentaria, las soluciones de higiene correctas pueden también reducir la cantidad de retiradas de alimentos, que se estima que cuestan 190 millones de euros al año a la IAB europea, de los que un 24% se debe a microorganismos patógenos como Salmonella, Campylobacter, Escherichia Coli, Listeria y Norovirus, que pueden ser combatidos con sistemas de seguridad alimentaria avanzados.

Correcta gestión del agua

El agua es un elemento imprescindible en las tareas de higienización pero la industria es consciente de la importancia de minimizar su uso allí donde sea posible. Una alternativa posible es el uso de productos específicos concentrados y en monodosis, que permiten una correcta dosificación para reducir tanto los niveles de agua utilizados como la cantidad de sustancias químicas.

La Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB)  propone también dos acciones, dirigidas en especial a pymes: la limpieza previa en seco, que tiene un impacto importante tanto en la descarga como en el consumo de agua, y el ajuste de mangueras de agua, dado que la limpieza a veces se realiza usando mangueras contraincendios reforzadas, que fácilmente pueden consumir hasta 40 litros de agua por minuto, mientras que una cantidad de unos 10 litros por minuto es suficiente en muchos casos. 

Productos de limpieza más respetuosos con el medio ambiente

Además de la correcta gestión del agua, también estamos asistiendo al auge de los llamados productos “verdes”, cuyo objetivo es minimizar el impacto de los artículos de limpieza en el medio ambiente. La mayoría de estos productos son de origen renovable y pueden sustituir a los productos obtenidos de los petroquímicos, más contaminantes.

En este sentido, está surgiendo todo un catálogo de productos ecológicos para la higiene industrial. Ya existen productos biodegradables para cubrir una amplia gama de necesidades: desengrasantes, desinfectantes, disolventes, jabón de manos, limpiadores lubricantes, tratamientos biológicos para tuberías, colectores y fosas sépticas, absorbentes naturales, etc.

Algunos de ellos son a base de enzimas y bacterias, o a base de productos vegetales. Por ejemplo, existen soluciones altamente eficaces para controlar y eliminar biofilms microbianos mediante la utilización de extractos naturales o de productos enzimáticos. También se están desarrollando productos enzimáticos que actúan como desengrasantes y contienen ingredientes activos que previenen la aparición de malos olores.

Todo ello sin olvidar las propiedades mejoradas de los nuevos productos en cuanto a su facilidad de aclarado, eficacia y reducción del impacto medioambiental.

Diseño higiénico de instalaciones y equipos

No se debe olvidar la influencia del diseño higiénico en la sostenibilidad de los procesos de higiene y desinfección, dado que incrementa la capacidad de limpieza, disminuyendo linealmente las posibles contaminaciones. En este sentido, el centro tecnológico Ainia afirma que las mejoras en el diseño, pueden favorecer el ahorro de hasta un 38% en el consumo de agua.

Optimización de los procesos de limpieza y desinfección

La innovación en la tecnología permite optimizar los procesos en la industria de alimentos y bebidas. Por ejemplo, la automatización de la limpieza y desinfección de elementos críticos, como son las cintas de transporte de alimentos, favorece la reducción del consumo de agua y tiempo en estas operaciones, garantizando unos excelentes resultados higiénicos.

También la introducción de nuevas tecnologías aplicadas a la higiene, como es el caso de la cavitación, permite reducir enormemente el tiempo de limpieza de elementos cuya higiene resulta complicada, como es el caso de ganchos, utensilios, moldes y bandejas, etc.

Y no olvidemos la implantación en la industria alimentaria de los sistemas CIP (Clean in Place), equipos que permiten la limpieza in situ de tuberías y depósitos mediante la recirculación de las disoluciones de los productos químicos. Estos sistemas minimizan los tiempos de parada requeridos para las tareas de limpieza. 

Mejora de los protocolos

Para conseguir el máximo rendimiento de nuevas tecnologías y productos, la industria necesita enmarcarlas correctamente dentro de protocolos de limpieza y desinfección eficientes y actualizados. 

Los protocolos ordenan y articulan el conjunto de procedimientos y acciones de limpieza y desinfección, haciendo posible una mayor seguridad y calidad de los productos procesados, un incremento de la eficiencia operativa y la posibilidad de una mejora significativa de la sostenibilidad.

Lamentablemente en este sentido todavía queda camino por recorrer. Datos recogidos por el sistema internacional de certificación en seguridad alimentaria BRC Global Standards, en su informe BRC Food Safety Global View 2015, señalaron como no-conformidades más dominantes aquellas relacionadas con la higiene y el mantenimiento. Y, especialmente, la no-conformidad más frecuente a nivel global fué una deficiente documentación de los procedimientos de limpieza.

Expertos del sector recomiendan protocolos orientados hacia una visión global e integral de la higiene de las instalaciones. Factores como los procedimientos de higiene y control, los equipos de aplicación empleados, el seguimiento e interpretación de resultados y, especialmente, la formación y concienciación de los operarios de limpieza y sus supervisores tienen un gran impacto en la eficacia de la higiene y en la mejora de la sostenibilidad.

 

 

Fuente: techpress.es/

Compartir notícia: