Guia de IFS para la implementación de los principios de mitigación del fraude alimentario

Guia de IFS para la implementación de los principios de mitigación del fraude alimentario

seguridad alimentaria

Los actos fraudulentos deliberados en la cadena alimentaria, con una motivación económica, tienen graves consecuencias para los consumidores y las empresas. Cada vez más, la prevención del fraude alimentario está regulado por requisitos legislativos y, consecuentemente, ha pasado a formar parte relevante de los sistemas de certificación en seguridad alimentaria, como los de  IFS. ¿Cómo mitigar el riesgo?

 

El fraude alimentario abarca una amplia gama de actos fraudulentos deliberados, relacionados con los alimentos y con el envasado de éstos, que tienen una motivación económica. Esta adulteración intencional tiene graves consecuencias económicas para las empresas y, en los casos más graves puede suponer también un riesgo elevado para la salud del consumidor.

La adulteración de leche en polvo y fórmulas infantiles con melamina  en 2008 es un ejemplo de lo vulnerables que pueden ser los sistemas de seguridad alimentaria, dentro de la cadena de suministro, frente a las actividades fraudulentas irrespetuosas con la salud humana.

No se trata de un delito nuevo y existen casos documentados incluso de siglos pasados. Sin embargo, el escándalo que tuvo lugar en Europa en el 2013, con carne de caballo comercializada como si fuera de vacuno, refleja la gran complejidad a la que ha llegado la cadena alimentaria y su naturaleza global. Antes de comercializarse, la carne viajó a 5 países diferentes, lo que puso de manifiesto los desafíos sin precedentes a los que se enfrenta la industria alimentaria en relación a mantener la integridad y la seguridad de su cadena de suministro.

Por otra parte, se estima que el fraude alimentario le cuesta a la industria alimentaria global entre 20 y 50 billones de dólares anuales. 

Medidas de IFS para mitigar el riesgo de fraude alimentario

Además de los requisitos legislativos que han sido promulgados para prevenir el fraude de productos alimentarios y su aplicación a nivel nacional e internacional, organismos industriales como la Iniciativa Global de Seguridad Alimentaria (GFSI) han impulsado sistemas de seguridad alimentaria, como el International Featured Standards ( IFS), para introducir e implementar sistemas para mitigar el riesgo de fraude alimentario.

El fraude alimentario puede ocurrir en cualquier punto dentro de la cadena de suministro alimentaria y, por lo tanto las tres normas IFS (IFS Food V 6.1, IFS PACsecure V 1.1 e IFS Logistics V2.2) han incorporado medidas de mitigación del riesgo, de acuerdo a los requisitos establecidos por la Iniciativa Global de Seguridad Alimentaria (GFSI).

A pesar de la variedad de metodologías de evaluación de riesgos, existen criterios que siempre se deben considerar en relación con las vulnerabilidades frente al fraude alimentario. Estos criterios son específicos para identificar posibles exposiciones al fraude y difieren considerablemente de los criterios relacionados con la seguridad alimentaria y la defensa alimentaria, relacionada con la contaminación intencionada de los alimentos por motivos ideológicos o maliciosos.

Para ayudar a los usuarios de las normas IFS a comprender y a aplicar correctamente los requisitos para mitigar los riesgos de fraude alimentario especificamente en cada una de las tres normas citadas, se ha publicado la Guía IFS Standards Product Fraud. Guidelines for Implementation.

El desarrollo de un Plan de Mitigación del riesgo de Fraude alimentario incluye:

  • La identificación de posibles actividades de fraude alimentario, utilizando fuentes de datos conocidas y fiables
  • La evaluación del nivel de riesgo; tanto del producto como de la fuente de suministro, llevando a cabo una Evaluación de vulnerabilidad de fraude del producto alimentario.
  • La evaluación de la necesidad de medidas de control adicionales
  • Uso de los resultados de la Evaluación de vulnerabilidad para desarrollar el Plan de mitigación riesgo de fraude.
  • Implementar las medidas de monitorización y control definidas en el Plan de mitigación riesgo de fraude.
  • La Evaluación de la vulnerabilidad y el Plan de mitigación del fraude  se revisarán anualmente, o cuando haya un mayor riesgo identificado por cambios en los criterios de riesgo definidos. Es importante tener en cuenta que la efectividad del desarrollo y el mantenimiento de cualquier Plan de Mitigación del Riesgo de Fraude depende de la calidad de los datos disponibles para evaluar y de la competencia de las personas que gestionan el Plan.

IFS

 

 

 

pdfGuía IFS Standards Product Fraud. Guidelines for Implementation.

Fuente: IFS

 

 

 

Compartir notícia: