El proyecto BCN-GULLS estudiará el impacto de la gaviota patiamarilla sobre la salud pública en la ciudad de Barcelona

El proyecto BCN-GULLS estudiará el impacto de la gaviota patiamarilla sobre la salud pública en la ciudad de Barcelona

aves plaga

La gaviota patiamarilla (Larus michahellis) es un ave marina de hábitos oportunistas, considerada como especie plaga y relacionada con la epidemiologia de determinadas zoonosis.  Presente en gran parte del litoral mediterráneo, Larus michahellis abunda en la ciudad de Barcelona, donde el pasado mes de abril se inició el proyecto BCN-GULLS, cuyo objetivo es estudiar su impacto sobre la salud pública de la ciudad condal.

 

El proyecto BCN-GULLS estudiará el impacto de la gaviota patiamarilla sobre la salud pública en la ciudad de Barcelona

Barcelona realiza, desde hace años, un extenso seguimiento de sus aves urbanas y atesora gran cantidad de información y evidencias sobre el estado de salud y la presencia de patógenos en estos animales.

Ahora se inicia un nuevo y ambicioso proyecto focalizado en una de las especies que comparten la via publica con los barceloneses: la gaviota patiamarilla  (Larus michahellis).

El proyecto ”Ecologia del movimiento e impacto zoonótico de la gaviota patiamarilla BCN-GULLS" es una iniciativa conjunta del Institut de Ciències del Mar (ICM-CSIC), la Agència de Salut Pública de Barcelona, el Institut Català d’Ornitologia, el Instituto de Salud Global (ISGlobal) y la Estación Biológica de Doñana (CSIC). 

La gaviota patiamarilla es una de las aves salvajes urbanas que se encuentran, junto con las palomas (Columba livia) y las cotorras argentinas (Myopsitta monachus), dentro de los programas de vigilancia de aves plaga en Barcelona y BCN-GULLS permitirá conocer en profundidad el impacto de la gaviota patiamarilla sobre la salud pública en Barcelona. Un conocimiento que servirá como base para una futura gestión adecuada de esta especie en la ciudad.

Larus michahellis es una ave marina de hábitos oportunistas, adaptada a explotar, además de los recursos marinos, el alimento de origen humano que encuentra en vertederos y zonas urbanas. El hecho de que comparta territorio con la ciudadanía y, al mismo tiempo, parte de la población de estas gaviotas sea portadora de bacterias nocivas para el ser humano, ha propiciado que se la considere una especie plaga y que se la relacione con la epidemiologia de determinadas zoonosis.

En el proyecto, un equipo multidisciplinar de expertos en biología, ecología y microbiología trabajará transversalmente durante 5 años, estudiando los patrones de movimiento del ave, su comportamiento y los hábitats que utiliza dentro de la ciudad, por ejemplo los lugares que más frecuentan, como aquellos en los que se alimentan o nidifican. Para ello, se combinará la identificación de ejemplares mediante anillas de lectura a distancia con dispositivos de seguimiento remoto GPS. 

Además, en cada gaviota se tomarán muestras microbiológicas para analizar su potencial zoonótico, es decir, la probabilidad de que el ave disperse bacterias patógenas y se buscará la posible relación entre cepas aisladas de muestras fecales de personas y de gaviotas. 

 

 

Fuente: ASPB-ICM

 

Compartir notícia: