El cobre evita la propagación de patógenos como bacterias, virus y hongos

El cobre evita la propagación de patógenos como bacterias, virus y hongos

cobreEl cobre y sus aleaciones se confirman como un poderoso aliado en la lucha contra los microorganismos patógenos. Estudios realizados muestran su capacidad para mejorar la calidad ambiental interior en los edificios, proteger contra la legionella o reducir la incidencia de infecciones nosocomiales. Las superficies de cobre mostrarian una reducción de la contaminación en torno al 90-100% en comparación con otros materiales.

 

El cobre en sistemas de climatización

Según Centro Español de Información del Cobre (CEDIC), las unidades de aire acondicionado hechas con cobre evitan el crecimiento de bacterias, moho y hongos que causan olores, problemas de salud  y reducen la eficiencia energética del sistema.cobre

El ambiente oscuro y húmedo de los sistemas de aire acondicionado favorece la propagación de bacterias y hongos en los conductos de ventilación, que pueden propagarse a través de los conductos de aire en el interior de los edificios, empeorando la calidad del aire y pudiendo causar enfermedades, como la legionelosis, la aspergilosis o la denominada fiebre del humidificador, y también síntomas como dolores de cabeza, mareos, alergias, resfriados persistentes e irritaciones de piel y ojos clasificados como síndrome del edificio enfermo.

Estudios realizados en Reino Unido, EEUU o Chile ratifican la efectividad del cobre como material antimicrobiano en los sistemas de aire y confirman que los hongos desaparecen mucho más rápidamente en el cobre que en el aluminio. Además, el cobre previene también el crecimiento de esporas, reduciendo así el riesgo de dispersión de éstas.

 

Reducción de infecciones nosocomiales con superficies de contacto de cobre

En toda Europa cerca de 4 millones de personas adquieren anualmente infecciones nosocomiales (contraidas durante la estancia en el hospital) que causan cerca de 37.000 muertes. Además del elevado coste humano, estas infecciones suponen un coste alto para los sistemas de salud públicos.

Ensayos realizados en hospitales de EEUU y Reino Unido muestran una reducción en torno al 90-100% de la contaminación en las superficies de contacto de cobre en comparación con las superficies de contacto de otros materiales. Asi mismo, el uso de superficies de cobre antimicrobiano en las habitaciones de las unidades de cuidados intensivos redujo en un 40,4% el riesgo de adquirir una infección durante la estancia hospitalaria.

En las pruebas realizadas se reemplazaron objetos que se tocan con mayor frecuencia como las barras de las camas, las bandejas plegables, los botones de llamada y los portasueros por otros hechos de cobre antimicrobiano. Las habitaciones con objetos de cobre antimicrobiano mostraron una reducción del 97% de los patógenos en su superficie, el mismo nivel que se alcanza cuando se realiza una limpieza intensiva de la habitación después de que un paciente abandone la habitación.

Cuando se limpian con regularidad, los productos de cobre antimicrobiano eliminan más del 99,9% de los microorganismos. Estos incluyen bacterias resistentes a los antibióticos como el Staphylococcus aureus resistente a meticilina (SARM) o el Enterococo Resistente a la Vancomicina (ERV), y otras bacterias causantes de graves infecciones como el Clostridium difficile. El cobre antimicrobiano también ha demostrado ser eficaz contra hongos patógenos y virus como el de la Gripe A.

Estos datos fueron presentados el pasado mes de julio de 2011 en la Primera Conferencia Internacional de la Organización Mundial de la Salud sobre Prevención y Control de Enfermedades Infecciosas (ICPIC), organizada por la Organización Mundial de la Salud en Ginebra (Suiza)

 

Los tubos de cobre ofrecen mayor protección frente a la Legionella

Estudios realizados en laboratorio ponen de manifiesto que el cobre ofrece mayor protección contra las bacterias de Legionella que otros materiales usados en las conducciones de agua, reduciendo el riesgo de infección.

Entre ellos destaca el informe realizado en 2007 por el instituto holandés KIWA Water Research, cuyos resultados muestran que:

  • El único material de los ensayados -cobre, acero inoxidable, PVC-C y PEX-, con un comportamiento diferenciado frente a la Legionella es el cobre.
  • A 25ºC, las bacterias de Legionella permanecieron en las tuberías de acero inoxidable, PVC-C y PEX. En el cobre, no se encontró Legionella al finalizar la fase de estudio.
  • A 55ºC, el estudio no muestra ninguna (o una mínima) disminución de las bacterias de Legionella en las tuberías de acero inoxidable, PVC-C y PEX. En las tuberías de cobre, por el contrario, había desaparecido completamente.

cobre

 

 

Fuente: Centro Español de Información del Cobre

Imagenes: CEDIC

Compartir notícia: 

Añadir nuevo comentario