La dieta de la bacteria Legionella

legionellaLa bacteria que causa la legionelosis manipula nuestras células para generar los aminoácidos que necesita para crecer y causar la infección en los pulmones. Un estudio, publicado en Science, explica como la Legionella consigue su objetivo: una dieta alta en proteinas.

 

 

La legionelosis es una infección pulmonar causada por la bacteria Legionella, para la que no existe vacuna y que cada año produce entre 8.000 y 18.000 casos hospitalizados en los EEUU.

Durante dos años el profesor Yousef A. Kwait, especialista en patogénesis molecular de las infecciones microbianas en la Universidad de Louisville (EEUU), y su equipo han estudiado la Legionella, una bacteria intercelular que existe en las amebas presentes en los sistemas de agua y que se transmite a los humanos a través de la inhalación de gotitas de agua o aerosoles.

El equipo ha descubierto que la bacteria utiliza el proceso celular de la ameba para actuar sobre las proteínas, haciendo que estas se degraden en sus elementos básicos, los aminoácidos. La Legionella utiliza estos aminoácidos como principal fuente de nutrición y energía para crecer, replicarse en el huésped y causar la infección.

legionella
Legionella pneumophila, CDC

Para ello, la bacteria "engaña" a la célula huésped, alterando el mecanismo celular de "etiquetado" de proteínas que asegura que la distribución y el comportamiento de éstas en el interior de la célula sean adecuados.

Para conseguir su dieta especializada, la legionella no etiqueta las proteinas sino que induce al anfitrión a etiquetarlas para degradarse y generar aminoácidos.

El tipo de huésped infectado no parece afectar el proceso. Ya sea una ameba unicelular o un mamífero multicelular, que inhale la bacteria y desarrolle la infección por legionelosis, el proceso es el mismo y se ha conservado a través de la evolución.

Al inactivar el factor de virulencia responsable de engañar a la célula e interferir así en la fuente de nutrientes de la bacteria (en modelos con ratones), se consiguió prevenir por completo la enfermedad pulmonar, debido a la incapacidad de la bacteria para nutrirse. Examinar las fuentes de nutrientes de los organismos patógenos con el objetivo de impedir su adquisición es un campo relativamente nuevo de investigación pero con gran potencial. Kwaik presenta este descubrimiento como una via para el desarrollo de nuevos antibióticos y vacunas.

 

Fuente: University of Lousville

 

 

© 2014 Higiene Ambiental Consulting      Aviso legal      Licencia de uso