La EFSA confirma de nuevo el riesgo de los insecticidas neonicotinoides para las abejas

La EFSA ha actualizado sus evaluaciones del riesgo de tres insecticidas neonicotinoides: la clotianidina, el imidacloprid y el tiametoxam, para la salud de las abejas. Estas tres sustancias están sujetas desde 2013 a restricciones de uso en la UE, después de que un informe científico de la EFSA las relacionara con la alta mortalidad de las abejas.

 

La EFSA confirma de nuevo el riesgo de los insecticidas neonicotinoides para las abejas

abejasSegún un nuevo informe de la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA), la mayoría de los usos de los insecticidas neonicotinoides representan un riesgo para las abejas silvestres y las abejas melíferas. 

Estas nuevas conclusiones acerca del riesgo de tres neonicotinoides, la clotianidina, el imidacloprid y el tiametoxam, sobre las abejas, actualizan las publicadas en 2013, después de las cuales la CE impuso restricciones sobre el uso de las tres sustancias.

Para realizar estas nuevas evaluaciones, que en esta ocasión cubren tanto a las abejas silvestres (abejorros y abejas solitarias) como a las abejas melíferas, la EFSA ha realizado una amplia recopilación de datos científicos que incluyen la literatura científica publicada después de las evaluaciones anteriores.

Esta nformación y la aplicación del documento guia para la evaluación de riesgos de pesticidas en las abejas, desarrollado por la propia EFSA, ha permitido obtener conclusiones muy detalladas, que confirman el riesgo de estos pesticidas para los tres tipos de abejas.

Al igual que en las evaluaciones anteriores, la exposición de las abejas a las sustancias insecticidas se evaluó a través de tres rutas: residuos en polen de abeja y el néctar; polvo durante la siembra o aplicación de las semillas tratadas y consumo de agua

¿Sobre qué base concluye la EFSA que, en conjunto, se confirma el riesgo para las abejas de los neonicotinoides?

La Agencia comparó los niveles de insecticidas neonicotinoides a los que es probable que estén expuestas las abejas, con aquellos que tienen efectos negativos sobre ellas. Cuando la estimación de la contaminación ambiental era más alta que los niveles considerados seguros para las abejas, se concluyó que existia un alto riesgo.

Para todos los usos al aire libre de estas sustancias hubo, al manos, un aspecto de la evaluación que indicó un alto riesgo. Lo que lleva a la conclusión de que, en conjunto, los tres neonicotinoides representan un riesgo para las abejas.

En este sentido, el término clave es "en conjunto", ya que en la mayoría de casos en que se identificaron algunos riesgos bajos para un uso específico de los insecticidas, también se identificaron riesgos elevados para ese mismo uso. Por ejemplo:

Neonicotinoide Tipo de abeja Cultivo Ruta de exposición Riesgo
Imidacloprid Abeja melífera Colza (invierno y primavera) Residuos en el néctar y polen de cultivo tratado Bajo
Imidacloprid Abeja melífera Colza (invierno y primavera) Residuos a través del polvo en el aire Alto
Imidacloprid Abejorro Colza (invierno y primavera) Residuos en el néctar y polen de cultivo tratado Alto

Las conclusiones sobre el riesgo varian de acuerdo a factores como la especie de abeja, el uso previsto del plaguicida y la ruta de exposición (residuos en el polen y el néctar, dispersión del polvo durante la siembra o aplicación de las semillas tratadas y consumo de agua). Sin embargo, tomadas en conjunto, las conclusiones confirman que los neonicotinoides representan un riesgo para las abejas

¿Cuales son los riesgos identificados por la EFSA?

Las abejas pueden estar expuestas a los neonicotinoides de diversas maneras, dependiendo del uso del pesticida.

Las evaluaciones indicaron que, en muchos casos, las abejas que buscan alimento en un cultivo tratado en el campo, asi como en las cercanias, probablemente estén expuestas a niveles nocivos de neonicotinoides. Esto se debe a que el polen y el néctar del cultivo tratado contienen residuos de plaguicidas, y las plantas cercanas también pueden estar contaminadas por polvo que se dispersa desde el campo.

Además, el suelo donde se siembra el cultivo puede contaminarse con el pesticida, que puede persistir y acumularse en el suelo. Estos residuos terminan en el polen y el néctar de las plantas recién cultivadas. La información sobre este fenómeno es algo limitada, pero la EFSA llegó a la conclusión de que, en algunos casos, las abejas podrían estar expuestas a niveles dañinos de pesticidas neonicotinoides a través de esta ruta.

Influencia sobre las actuales restricciones en el uso de los insecticidas

Si bien la EFSA es un organismo de evaluación científica de riesgos y no toma decisiones respecto a la autorización de productos como los insecticidas neonicotinoides, las conclusiones de la Autoridad serán tenidas en cuenta por la Comisión Europea y los Estados Miembros, en su calidad de gestores de riesgos y legisladores.

Son estos últimos los que considerarán establecer posibles modificaciones a las restricciones actuales sobre el uso de la clotianidina, el imidacloprid y el tiametoxam.

 

Fuente: EFSA

 

 

© 2018 Higiene Ambiental Consulting      Aviso legal      Licencia de uso