Los piojos prefieren el pelo limpio

Con el inicio del curso escolar, los piojos (Pedículus humanus capitis) vuelven a ser notícia. Estos pequeños insectos, que parasitan exclusivamente las cabezas humanas anclándose en los cabellos, no están relacionados con la falta de higiene. De hecho, prefieren los cabellos limpios ya que, cuanto más graso está el pelo de su hospedador más complicado les resulta agarrarse a él.  

 

Los piojos prefieren el pelo limpio

piojosUna cabeza humana con una buena mata de pelo limpìo y largo es todo un paraiso para los siempre recurrentes piojos.

El Pedículus humanus capitis no puede sobrevivir más de 2 o 3 dias fuera de su hospedador, de cuya sangre se alimenta varias veces al dia, produciendo picor. Una vez instalados en el cuero cabelludo, preferentemente al calor de la nuca o detrás de las orejas, se reproducen y extienden con gran facilidad.

Se estima que los piojos afectarán a uno de cada cinco niños durante el curso escolar que acaba de empezar, un grupo poblacional especialmente susceptible de contagio, ya que el piojo se desplaza rápidamente de cabeza a cabeza por contacto o al compartir objetos infestados ( gorros, gafas, etc) y no salta ni vuela.

Asi, las agradables horas de juego con contacto físico con los compañeros/as de clase son la situación ideal para el intercambio de esta plaga molesta y que, en algunos casos, puede originar complicaciones dermatológicas en el cuero cabelludo.

Los expertos reconocen que se ha mejorado en la prevención del contagio al ir desvinculándolos progresivamente de la falta de higiene. Prácticamente nadie se avergüenza ya de que su hijo/a los tenga y avisa cuanto antes al colegio y a su entorno para evitar más casos.

Sin embargo, perciben todavía dudas y falsas creencias sobre cómo actuar cuando se detecta su presencia en el cabello de los pequeños.

Por ejemplo, creer que los piojos pueden contagiarse en la piscina o en el mar. Si bien se afirma que dentro del agua los piojos pueden sobrevivir sumergidos hasta 30 minutos, es improbable que se transmitan en este medio, ya que dentro del agua el insecto entra en un estado de animación suspendida, pero se mantiene firmemente agarrado al cabello, tratando de sobrevivir.

Tampoco es cierto que los piojos sean algo exclusivo de los niños, de hecho muchos familiares adultos de pequeños con piojos terminan contagiándose. Pese a que los piojos están presentes durante todo el año y pueden afectar a niños y adultos, los brotes suelen darse con la vuelta al colegio o en campamentos.

¿Qué hacer si detectamos piojos?

Con brote en el colegio o sin él, se aconseja revisar periódicamente el cuero cabelludo de los niños para detectar tanto la presencia de piojos como de los huevos del piojo, las liendres, que la hembra fija en el pelo a 1 o 2 milímetros del cuero cabelludo, con una sustancia viscosa que actúa como un fuerte pegamento, y de este modo dificulta que las liendres se puedan despegar manualmente. 

Tenemos que estar atentos ya que son capaces de reproducirse rápidamente. Transcurridos unos 8 dias después de la puesta, los huevos eclosionan, dando lugar a las ninfas, de coloración grisacea amarillenta, que tras 7 días adquieren el tamaño adulto. Las hembras suelen tener un tamaño mayor que los machos y ponen unos 10 huevos al día. 

Si detectamos piojos en las cabezas de nuestros hijos, se recomienda avisar al colegio y a su entorno para evitar nuevos contagios, asi como iniciar un tratamiento con pediculicidas para acabar con los insectos. Existe una amplia gama de productos en diferentes formatos, como champús o lociones,  disponible en el mercado; desde insecticidas químicos hasta productos naturales, algunos que matan al piojo a través de aceites, otros que lo hacen por asfixia, etc. El tratamiento deberá repetirse a la semana o 10 días, ya que si alguna de las resistentes liendres ha permanecido en la cabeza, podrían volver a aparecer los piojos, 

El aliado indispensable en el proceso es la lendrera, un peine especial para retirar liendres y piojos del cabello, con el que es posible arrastrar a los insectos mechón a mechón, antes de aplicar el producto. La lendrera es también recomendable para revisar periódicamente el cuero cabelludo de los niños.

Además, se recomienda lavar las prendas del niño infectado a más de 60 grados, lavar en agua hirviendo los peines y cepillos y aspirar todo el hogar para combatir los piojos, asi como aislar en bolsas de plástico juguetes y peluches unas 48 horas, un período de tiempo que los piojos no pueden sobrevivir sin alimentarse.

Por último, es importante tener en cuenta que los productos antipiojos sólo son eficaces una vez que los insectos están presentes en el cabello y no antes como prevención, ya que un uso inadecuado de estos productos puede generar resistencias en los piojos.

 

Fuente: laopiniondemalaga.es

 

 

© 2017 Higiene Ambiental Consulting      Aviso legal      Licencia de uso