Las cucarachas, una posible fuente de nuevos antibióticos

periplaneta americanaInvestigadores de la University of Nottingham (Gran Bretaña) han descubierto potentes propiedades antibióticas en el sistema nervioso de cucarachas y langostas, que podrían conducir a nuevos tratamientos para las infecciones bacterianas producidas por patógenos resistentes a los antibióticos actuales.

 

La necesidad de nuevos antibióticos

La creciente resistencia de ciertas bacterias ante los tratamientos con antibióticos es un problema que preocupa a los sistemas sanitarios a nivel mundial.

Encontrar fuentes adicionales de antibióticos nuevos es importante para afrontar patógenos como MRSA (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina), que han desarrollado la habilidad de producir infecciones de muy dificil tratamiento y se han convertido en una amenaza importante para la salud pública.

periplaneta americana
Periplaneta americana, Gary Alpert, Harvard University, Bugwood.org

Moléculas antibacterianas

Un equipo de la University of Nottingham ha identificado hasta nueve diferentes moléculas en los tejidos del sistema nervioso de cucarachas y langostas, que son tóxicas para las bacterias.

Según los investigadores, los tejidos del cerebro y el sistema nervioso de los insectos fueron capaces de matar a más del 90% de la bacteria MRSA , una de las principales causas de infección nosocomial, y de la bacteria Escherichia coli patógena, sin dañar las células humanas.

Simon Lee, co-autor del estudio, afirma " esperamos que éstas moléculas puedan llegar a convertirse en tratamientos para las infecciones de E.Coli y MRSA. Estos nuevos antibióticos potencialmente podrían servir de alternativa a los fármacos actualmente disponibles, que pueden ser efectivos pero tienen efectos secundarios graves y no deseados. "

Los investigadores estan estudiando las propiedades específicas de las moléculas antibacterianas y probando la actividad de estas moléculas contra una variedad de súper-bacterias emergentes como Acinetobacter, Pseudomonas y Burkholderia.

Lee explicó por qué no es de extrañar que los insectos secreten sus propios antibióticos: "Los insectos suelen vivir en entornos insalubres y antihigiénicos, donde se encuentran con muchos tipos diferentes de bacterias. Por ello es lógico que hayan desarrollado vias para protegerse contra los micro-organismos".

 

Fuente: University of Nottingham

© 2014 Higiene Ambiental Consulting      Aviso legal      Licencia de uso