La ECHA no encuentra alternativas adecuadas a los rodenticidas anticoagulantes

Después de quedar clasificados el año pasado como tóxicos para la reproducción y cumplir así con los criterios para ser considerados sustancias a sustituir, los rodenticidas anticoagulantes siguen siendo una opción muy dificil de reemplazar. Una evaluación comparativa, realizada por la ECHA, concluye que las alternativas, químicas y no químicas, analizadas hasta el momento, no excluyen la necesidad de usar rodenticidas anticoagulantes.

 

En busca de una alternativa viable para los rodenticidas anticoagulantes

rodenticidasCon la publicación, el pasado verano, de la 9ª adaptación al progreso técnico del Reglamento CLP (Clasificación, etiquetado y envasado de sustancias químicas), las sustancias activas rodenticidas anticoagulantes: brodifacoum, bromadiolona, clorofacinona, cumatetralilo, difenacum, difetialona, flocoumafen y warfarina, quedaron clasificados como tóxicos para la reproducción, en concentraciones igual o mayores a 0,003%.

Dado que de este modo pasaron a cumplir con los criterios para ser consideradas como sustancias candidatas a la sustitución, de acuerdo al Reglamento (UE) 528/2012 relativo al uso y comercialización de biocidas, es necesaria una evaluación comparativa para la autorización de los productos que las contienen.

Las Autoridades Competentes de los Estados Miembros decidieron que esta evaluación debía realizarse a nivel de la Unión. Así que, la Comisión Europea solicitó a la Agencia Europea para las Sustancias Químicas (ECHA) un dictámen sobre la evaluación comparativa de la disponibilidad y eficacia de alternativas, químicas y no químicas, a los rodenticidas anticoagulantes. 

Este dictámen se refiere a las siguientes cuestiones planteadas por la Comisión:

  • La diversidad química de las sustancias activas en rodenticidas autorizados en la UE, ¿es adecuada para minimizar la aparición de resistencias en los organismos nocivos objetivo?
  • Para los diferentes usos especificados en las solicitudes de renovación, ¿están disponibles otros biocidas autorizados, o medios no químicos de control, y métodos de prevención?
  • Las alternativas, ¿representan un riesgo global significativamente menor para la salud humana, animal y el medioambiente? 
  • Las alternativas ¿son suficientemente efectivas? 
  • Las alternativas ¿no presentan ninguna otra desventaja económica o práctica significativa?

Conclusiones de la evaluación comparativa

En base a la información disponible tras un proceso público de consulta, el Comité de Biocidas de la ECHA dictaminó que, por el momento, no hay alternativas adecuadas a los ocho rodenticidas anticoagulantes.

Se identificaron tres alternativas químicas para realizar la evaluación comparativa: Alfa cloralosa, el fosfuro de aluminio que libera fosfina y el dióxido de carbono. En los tres casos, la evaluación evidenció desventajas prácticas o económicas significativas respecto a los rodenticidas anticogulantes. No aportan suficiente diversidad química.

Para las siete posibles alternativas no-químicas identificadas, como las trampas electrónicas para roedores, no se halló evidencia científica consistente para demostrar que son suficientemente efectivas.

Por lo que el Comité concluye que cada una de las alternativas, por sí sola o en combinación con otras alternativas, puede proporcionar suficiente eficacia en ciertas circunstancias. Sin embargo, existe una evidencia científica insuficiente para demostrar que cualquiera de las alternativas no químicas revisadas son lo suficientemente efectivas como para negar la necesidad de utilizar rodenticidas anticoagulantes.

 

Fuente: ECHA

Imagen: British Pest Control Association

© 2017 Higiene Ambiental Consulting      Aviso legal      Licencia de uso