Los contaminantes ambientales nos quitan miles de vidas

La contaminación ambiental, y especialmente la atmosférica, provoca más de 20.000 muertes al año en España. Ictus, enfermedades neurodegenerativas, EPOC, cáncer de pulmón, infartos, hipertensión, y muchos otros riesgos para la salud, están asociados a la contaminación del aire que respiramos. Expertos afirman que todas las muertes prematuras ocasionadas por la exposición a contaminantes ambientales son evitables.

 

Los contaminantes ambientales nos quitan miles de vidas

contaminacionLa exposición a contaminantes ambientales provoca un mínimo de 21.000 muertes al año en España, de las cuales, al menos, 15.000 son atribuibles a la contaminación atmosférica, que en nuestro país tiene como fuente principal los vehículos motorizados. 

Así lo afirma David Rojas, investigador del Instituto de Salud Global Barcelona (ISGlobal), que ha participado en la elaboración del último estudio internacional Global Burden of Diseases 2015, proyecto que lleva 25 años recogiendo y analizando datos relativos a la mortalidad prematura y la discapacidad, en 195 países, y los factores de riesgo relacionados.

El daño puede incluso ser mayor, dado que en el estudio sólo se incluyen factores de riesgo sobre los que existe una causalidad plenamente contrastada. Y, lo que es peor, se trata de muertes que podrian no ocurrir, ya que se conocen las causas y podríamos tomar medidas para evitarlas. 

Los contaminantes incluidos en este estudio son las partículas en suspensión, el ozono, el plomo y el radón, sin embargo, no se han tomado en cuenta factores como el ruido, los óxidos de nitrógeno (NOx), los rayos UVA o los pesticidas.  

En base a los datos recogidos en el estudio, se estima que los factores ambientales son responsables de un 5% de la carga de enfermedad en la población española, mientras que en la UE sería del 6% y a nivel mundial estariamos hablando del 13%. La contaminación del aire es el cuarto factor de riesgo de mortalidad a nivel global y provoca la muerte de 1 de cada 10 personas en el mundo. 

Partículas en suspensión

Como hemos visto, las concentraciones de contaminación atmosférica están asociadas con importantes reducciones en la esperanza de vida, y, al parecer, la presencia de partículas en suspensión es el tipo de exposición ambiental que constituye un mayor riesgo para la salud a nivel global.

En España, la fuente principal de este tipo de contaminación son los vehículos motorizados.

En un estudio publicado por ISGlobal el año pasado, se halló que un incremento de 5 μg/m3 (microgramos/m3 de aire) en la concentración de partículas PM10  resultó en una pérdida de casi un año de vida. Las partículas PM10 tienen un diámetro aerodinámico menor que 10 µm (1 micrómetro corresponde a la milésima parte de 1 milímetro).

A su vez, un aumento de 2 μg/m3 en la concentración de partículas PM2.5 se relacionó con una reducción de 7 meses de vida. Las partículas PM 2.5 son menores a 2.5 micrómetros (100 veces más delgadas que un cabello humano). 

Un análisis de las tasas de mortalidad estandarizadas reveló que dichos incrementos en la concentración de partículas PM10 y PM2.5 estaban asociados con un aumento del riesgo de mortalidad del 5,7% y del 3,7%, respectivamente.

A nivel global, se estima que las partículas en suspensión provocan más de 4,2 millones de muertes anuales y dan lugar a más de 167 millones de años de vida sana perdidos o años de vida ajustados por discapacidad (AVAD).

El Dr. Rojas señala la necesidad de reducir nuestras emisiones de contaminantes y especialmente de las partículas en suspensión. Un diseño urbano que mejore la salud pública y la elección del modo de transporte por parte de los ciudadanos son factores decisivos.

Por ejemplo, se estima que en Barcelona, una de las dos ciudades más contaminadas en España, se podrían posponer cada año casi 3.000 muertes prematuras si se cumplieran las recomendaciones internacionales de exposición para la actividad física, la contaminación del aire, el ruido, el calor y el acceso a los espacios verdes.

 

Fuente: Instituto de Salud Global Barcelona

 

 

© 2017 Higiene Ambiental Consulting      Aviso legal      Licencia de uso