La Legionella manipula nuestras células

La Legionella manipula nuestras células

legionella

La bacteria Legionella pneumophila, responsable de las abundantes infecciones de legionelosis, manipula las células humanas para poder replicarse en su interior. Para ello, afecta específicamente a las mitocondrias, el orgánulo celular encargado de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular. Una investigación del Institut Pasteur en París describe este proceso y propone combatir la infección inhibiéndolo, como alternativa al uso de antibióticos.

 

La legionella manipula nuestras células

legionellaLos brotes de legionelosis no dejan de ser notícia, asi como tampoco la resistencia de las bacterias patógenas a los tratamientos con antibióticos. Un estudio realizado en el Institut Pasteur (París) aúna estas dos problemáticas en una investigación que analiza la forma en que la Legionella manipula el metabolismo de nuestras células para poder multiplicarse, produciendo así las infecciones de legionelosis, y,a la vez, propone utilizar este conocimiento para combatir la enfermedad sin utilizar antibióticos.

La inhalación de aerosoles contaminados con la bacteria Legionella pneumophila es la via más común de adquirir una infección pulmonar aguda de legionelosis, que puede ser fatal si no se trata rápida y adecuadamente. Una vez que la bacteria accede al tejido pulmonar adopta estrategias para eludir las defensas de la célula huésped y proliferar intracelularmente.

Una de estas estrategias, hasta ahora desconocida, es alterar las funciones de un importante orgánulo de las células de nuestro cuerpo, las mitocondrias, para favorecer el desarrollo de la infección. Las mitocondrias son las encargadas de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular (respiración celular).

Mecanismos similares a los utiliza la Legionella para "hackear" y reproducirse en las amebas en el agua, le sirven para manipular e infectar a las células encargadas de eliminar bacterias patógenas en nuestros pulmones.

Legionella pneumophila establece contactos fugaces y altamente dinámicos con las mitocondrias de las células del tejido pulmonar y segrega una enzima, llamada MitF, que a su vez estimula una proteina presente en las células de nuestro cuerpo, que tiene  la capacidad de fragmentar las mitocondrias.

Sorprendentemente, la fragmentación mitocondrial inducida por L. pneumophila  es independiente de la muerte celular y afecta fundamentalmente a la respiración mitocondrial, alterando la producción de energía. Los cambios inducidos por la bacteria en la dinámica mitocondrial le permiten tomar el control y producir la energía que le conviene, promoviendo la replicación bacteriana. 

Una vez entendido este proceso, los autores del estudio plantean proteger con fármacos las células del huésped frente a los cambios mitocondriales producidos por la Legionella, como una opción para combatir las infecciones de legionelosis alternativa al uso de antibióticos. 

De hecho, el tratamiento de células humanas con un compuesto que inhiba los cambios en la morfología mitocondrial permitiría proteger a la célula huésped de la manipulación inducida por la Legionella y restringiría la infección bacteriana de células humanas.

Investigar los cambios metabólicos causados por bacterias patógenas, con el fin de desarrollar nuevas estrategias terapéuticas, es un planteamiento que no sólo puede aplicarse a la legionelosis sino también a otras enfermedades relacionadas con bacterias intracelulares. Los autores de la investigación ven en esta via una posible solución a la resistencia antimicrobiana.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Cell Host & Microbe

 

 

Fuente: Institut Pasteur

 

 

Compartir notícia: