Verano sin legionelosis: en el correcto mantenimiento de equipos está la clave

legionella

Un año más, con la llegada del verano, AEFYT recuerda la importancia de extremar la prevención de la bacteria Legionella en equipos de riesgo.  A pesar de una creciente profesionalización del sector y una mayor vigilancia por parte de las autoridades, AEFYT incide en que el correcto mantenimiento durante todo el año, y especialmente con el aumento de las temperaturas, es clave para prevenir la legionelosis.

 

En su campaña anual para promover la prevención de la bacteria Legionella, la Asociación de Empresas del Frío y sus Tecnologías (AEFYT) vuelve a recordar que, como consecuencia del aumento de la temperatura en verano, los casos de legionelosis pueden incrementarse.

Por lo que el correcto mantenimiento de todos los equipos susceptibles de alojar y difundir la bacteria, que debe realizarse durante todo el año, es en esta época especialmente clave para prevenir los casos de esta enfermedad.

Desde la Asociación recuerdan que la legionelosis no es un problema exclusivamente vinculado a las torres de refrigeración, aunque hayan estado durante años en el centro de atención como posible poco de infección cada vez que se produce un brote. Otras instalaciones, como fuentes públicas, sistemas de riego, spas, piscinas, vaporizadores o sistemas de agua caliente sanitaria, son igualmente susceptibles de diseminar la bacteria al ambiente en forma de aerosol, y cada vez más, también se contemplan y vigilan como posibles focos de infección.

En el caso de las torres de refrigeración evaporativa, según AEFYT, la solución no consiste en limitar su utilización, sino en dotar a los ingenieros, y a propietarios de las mismas, de las herramientas y los protocolos necesarios para evitar la presencia de la bacteria, su proliferación y su difusión al ambiente, así como en realizar, a lo largo de todo el año, un correcto mantenimiento y limpieza de todos los equipos de riesgo contemplados en el Real Decreto 865/2003, de 4 de julio.

Los programas de mantenimiento tienen por objetivo controlar, mediante una correcta inspección, limpieza y desinfección, las condiciones que favorecen las altas concentraciones de Legionella en todas aquellas instalaciones susceptibles de albergar la bacteria. 

En este sentido, Manuel Lamúa, gerente de AEFYT, incide en como “las labores de mantenimiento en los equipos de riesgo de alojar la bacteria Legionella se deben desarrollar a lo largo de todo el año”.

Torres de refrigeración sin Legionella

Según AEFYT, durante los dos últimos años ninguno de los brotes de legionelosis registrados en España ha estado relacionado con las torres de refrigeración o con los condensadores evaporativos. La concienciación, cada vez mayor, sobre la necesidad de realizar un buen mantenimiento y la creciente profesionalización del sector han puesto freno a esta situación.

Los equipos de refrigeración evaporativa son completamente seguros siempre que se apliquen correctamente las pautas establecidas en en el Real Decreto 865/2003, lo que, unido a los beneficios que aportan, los convierten en la alternativa ideal tanto en materia de ahorro energético, como en protección medioambiental.

En este sentido, una de las principales bazas a su favor, en un momento como el actual, en el que la valoración de los costes económicos es vital, es la escasa huella hídrica (HH) que dejan tras de sí, un beneficio en línea con la seguridad hídrica. Este indicador medioambiental evalúa el volumen total de agua dulce empleado en la producción de bienes y servicios y su incidencia en el coste económico de cualquier producto, permitiendo evaluar la tecnología más conveniente en cada momento.

 

Fuente: AEFYT

 

© 2018 Higiene Ambiental Consulting      Aviso legal      Licencia de uso