Los productos de limpieza estan asociados a una disminución de la función pulmonar

Las personas que realizan actividades de limpieza, principalmente a nivel profesional pero también en el propio domicilio, tienen un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), a consecuencia de la inhalación de productos de limpieza que contienen sustancias irritantes, como el amoniaco o el hipoclorito de sodio.

 

Los productos de limpieza estan asociados a una disminución de la función pulmonar

productos limpiezaLa EPOC es la enfermedad crónica de pulmón más común en todo el mundo y la segunda causa de incapacidad laboral después de las enfermedades cardiacas.

Los principales afectados por la enfermedad son las personas expuestas a los dos factores externos que contribuyen en mayor medida a su desarrollo: fumar y trabajar en ambientes contaminados.

La enfermedad incide especialmente en mineros, trabajadores relacionados con cereales, metalurgia y otros trabajos expuestos al polvo. Pero, un estudio realizado en Noruega muestra que las personas que habitualmente utilizan productos de limpieza tienen también un mayor riesgo de contraer una obstrucción persistente de las vías respiratorias (EPOC) y desarrollar un enfisema o bronquitis crónica.

Según los autores, este es el primer estudio que analiza las consecuencias a largo plazo de la exposición a los agentes de limpieza. Para ello, examinaron a 5.000 personas durante un período de 20 años, utilizando datos de la European Community Respiratory Health Survey (ECRHS), y hallaron que las/los limpiadores profesionales tienen una disminución de la función pulmonar un 17% mayor que la media de la población.

Incluso aquellas personas que se dedican habitualmente a la limpieza en el hogar tienen un mayor riesgo, experimentando a lo largo de 20 años una disminución de la función pulmonar un 14% más alta que la media.

La limpieza puede exponer a las personas a agentes químicos desinfectantes, bactericidas o blanqueantes que irritan las vias respiratorias, como el amoníaco o el hipoclorito de sodio, y también a sustancias que pueden causar asma o enfermedades alérgicas de las vias respiratorias, como la isotiazolinona o algunos aromatizantes como el limoneno.

Una menor función pulmonar deja a las personas que la padecen en un mayor riesgo de tener problemas respiratorios y una menor calidad de vida.

Tomar conciencia de los riesgos y minimizarlos

El autor del estudio, Oistein Svanes, hace hincapié en la necesidad de tomar conciencia sobre los químicos que liberamos en el aire, especialmente en productos que se aplican como sprays, y que respiramos mientras limpiamos y las consecuencias para nuestra salud. 

Hay que ser consciente de los riesgos y tomar medidas para mitigarlos. Es necesario comprobar los ingredientes y evitar los productos que pueden suponer un riesgo y, siempre, seguir cuidadosamente las instrucciones de las etiquetas y, si las hay, de las fichas de seguridad.

Asimismo, es recomendable utilizar productos que no se apliquen en spray, ya que producen una menor cantidad de partículas suspendidas en el aire que pueden ser inhaladas, asi como la apertura de puertas y ventanas durante y después de la limpieza, para asegurar una buena ventilación.

 

Fuente: European Lung Foundation

Imagen: Flickr

 

© 2018 Higiene Ambiental Consulting      Aviso legal      Licencia de uso